Tirarse a la piscina

¡Vamos valiente, fracasa!

Tirarse a la piscinaFracaso: en tiempos en que un buen modelo de Ideas&Acciones es ser Emprendedor, se nos llena la boca de tópicos que dicen ¡si no hay fracasos, al contrario, todo son aprendizajes! Sí, claro… es fácil decirlo pero a ver quien es el valiente que se tira a la piscina, aun y con flotador, sabiendo que tiene a no sé cuantos observadores esperando a ver si lo consigue, y que cuando sale de la piscina porque le ha dado un calambre, supongamos, muchos le digan ¡si es que… quien te diría a ti que te metieses en el agua! o bien, ¡si es que… lo tendrías que haber hecho así!

Reconozcamos que tenemos la tendencia a criticar a aquél que se sale de lo convencional, de la norma, aquél que no sigue el patrón establecido, y si encima ese proyecto es un “fracaso” ni te cuento, puesto que su imagen y descrédito aumentará. Y no sólo estoy pensando en el aspecto puramente económico, el miedo al fracaso constituye una cuestión social que va más allá y penetra en el área de las relaciones y valores porque ¿cómo es qué cuesta tanto que alguien se fíe del que emprendió y fracasó?

No voy a ponerme a describir las diferencias entre un país y otro, pero sí voy a intentar enriquecerme ante lo que aquí, en EEUU, es un valor y en España (desconozco si en el resto de Europa también) aun no. Está claro que uno aprende a caminar cayéndose muchas veces pero ¿qué pasa entonces, cuando ya somos adultos? ¿Nos da vergüenza caernos?  ¿Pesa tanto la opinión exterior que hace que escojamos mejor “malo conocido que bueno por conocer”? Pienso que sí, que como sociedad estamos en este punto sin embargo, a nivel individual, si conseguimos reestructurar el concepto de “fracaso” conseguiremos un gran cambio. Esto es lo que en EEUU han hecho, entender el fracaso como capacidad para lanzarte hacia nuevos caminos, valorándolo como “valiente”.

Desde la Terapia Breve creemos que “el mapa no es el territorio” y por lo tanto, se ha de tener en cuenta la perspectiva que se toma sobre aquello que se quiere trabajar ya que nuestras Acciones estarán en coherencia con el significado que les otorguemos. De esta forma, la fuerza de la reestructuración es fundamental en un proceso terapéutico para lograr el objetivo de Cambio.

Entonces, ¿nos tiramos a la piscina o qué?

Escribir un Comentario

comentarios

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *