Entradas

71zHcOq4fjL

Profecía autocumplida y el diagnóstico de Trastorno Mental

– Este es un artículo que escribí para el Forum del Grupo Palo Alto y que lo traigo traducido para compartir con vosotros –

 

Elyn Saks es profesora de Derecho en la University of Southern California Gould School. Además, también fue diagnosticada con esquizofrenia cuando era joven. Su doctor le dijo que no podría ser capaz de mantener un trabajo, ¿por qué? Porque el profesional pensó que sería mejor para ella tener bajas expectativas.

NPR  (National Public Radio en Estados Unidos) trae esta fascinante historia. Cuando la escuché, me recordó a la idea de la Profecía Autocumplida que describe Paul Watzlawick en La Realidad Inventada:

la realidad inventada P. Watzlawick

 

“Una profecía que se autocumple es una suposicion o predicción que, por la sola razón de haberse hecho, convierte en realidad el suceso supuesto, esperado o profetizado y de esta manera confirma  su propia “exactitud”.”

¿No crees que la historia de Elyn podría ser un caso de profecías que se autocumplen? P. Watzlawick explica las consecuencias de tal profecía en psiquiatría:

 

“Notemos aquí tan solo que una parte esencial del efecto autocumplidor de los diagnósticos psiquiátricos descansa en nuestra firme convicción de que todo lo que tiene un nombre deber por eso mismo existir realmente. Los diagnósticos psiquiátricos deberían hacerse teniendo en cuenta esta convicción.”

 

Me pregunto cuanta gente diagnosticada como Elyn o con otro diagnóstico de Trastorno Mental han creído lo que los profesionales les han dicho acerca de su pronóstico.  En este artículo del New York Times  la protagonista explica:

“La psiquiatría convencional y sus categorías diagnósticas dicen que personas como yo no existimos. Ni tengo esquizofrenia (por favor, díselo a mis delirios eso), o no puedo haber conseguido lo que tengo (por favor, entonces habla con el comité de la universidad para la que trabajo). Pero yo trabajo y yo tengo esquizofrenia. Hemos emprendido con otros colegas de U.S.C y U.C.L.A. un estudio para demostrar que no soy un caso único. Hay otros con esquizofrenia y sus correspondientes síntomas como alucinaciones o delirios que tienen logros académicos y profesionales altamente cualificados.”

Como terapeuta nosotros tenemos mucha responsabilidad, al igual que este psiquiatra, cuando familias o parientes nos piden nuestra opinión sobre los problemas que presentan. Nos están pidiendo su pronóstico. Es entonces  cuando pienso la importancia de no perder de vista lo que P. Watlawick nos recuerda. Tenemos descripciones, estudios, investigaciones, estadísticas y datos pero no lo sabemos todo sobre la persona que tenemos delante. No sabemos lo que pasará. No podemos predecir el futuro. No podemos crear falsas expectativas “por si acaso” y entonces limitar el futuro con profecías autocumplidoras. Cada paciente no es un número. En Terapia Breve, cada persona, cada caso, cada sesión de terapia es único.

Room to Read

Go big or Go home

“Había un dicho en Microsoft “Go big or go home” que viene a ser algo así como ” hazlo grande o vete a casa” – . El beneficio de pensar a lo grande puede ser una profecía autocumplida porque valientes objetivos atraen valientes personas.”

Un ejemplo de esto es Amazon. Jeff Bezos, su fundador, lanzó la compañía en 1995 y en su página de inicio escribía: “la más grande librería de toda la Tierra”, cuando aun no había vendido ni un libro. Sus abogados se echaron las manos a la cabeza pero Jeff fue valiente y tenaz. Aseguró que él construiría la librería más grande de todo el mundo, captando así la atención de inversores, medios de comunicación y clientes que ayudaron a que se hiciese realidad. Amazon es un caso de profecía autocumplida.


Esta anécdota la cuenta John Wood en su libro autobiográfico “Leaving Microsoft to Change the World- An Entrepreneur’s Odyssey to Educate the World’s Children”“Dejando Microsoft para cambiar el mundo” (ed. Harper, 2006). Este ex-ejecutivo de Microsoft un día decidió dejar su trabajo y buena posición por su sueño: crear bibliotecas en lugares del mundo donde los niños y niñas no tienen acceso a la lectura porque no tienen libros qué leer.

Sacando partido a su experiencia  y del aprendizaje de otros soñadores, emprendedores, ex-compañeros de profesión, etc. decidió embarcarse en lo que fue su gran éxito de vida Room to Read. Hoy es una gran fundación que continúa con su objetivo de acercar la magia de la lectura a TODO el mundo. Y lo pongo en mayúsculas porque desde el principio pensó a lo grande como le enseñaron en Microsoft.

Empezó enviando un mail a todos los contactos y amigos donde les pedía que donasen libros que ya no utilizaban, de todas las edades y de todo tipo. Y desde que dió ese pequeño paso su semilla no ha parado de crecer. Hoy llevan construidas más de 20.000 escuelas y bibliotecas, escolarizando a más de 4.000 niñas que no tenían acceso a la educación por discriminación económica.

Esto sí es un buen ejemplo de Idea llevada a la Acción. Mientras relata la historia te das cuenta cómo la motivación ha sido fundamental  para conseguir su meta. Cuando se sentía nervioso o con miedo por la envergadura del objetivo que se había propuesto recordaba lo que le motivó a embarcarse en este proyecto:

“Mira, hay dos caminos para quitar una tirita: lento y con dolor, o rápido y con dolor. Tú eliges(…)” -“Sabía lo que quería. Era el momento”. 

ELROTO-profecias

Profecías que se vuelven Acciones

En estos días el poder de la profecía autocumplida se repite en mi cabeza… ¿de qué va esto? Es sencillo, la profecía de un suceso lleva al suceso de tal profecía. Las expectativas que tenemos sobre algo en concreto se acaban dando porque ya es más que sabido la fuerza que tienen nuestras creencias, de tal manera que, una idea fija en nuestra cabeza es capaz de crear su propia realidad.

Robert K. Merton fue el primero en hablar de profecía que se autorrealiza y deriva su idea del Teorema de Thomas: “If men define situations as real, they are real in their consequences” (si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias).

Este efecto se relaciona con el Efecto Pigmalión o de Rosenthal, y permitió avanzar en el estudio de la motivación. Más adelante, distintas orientaciones psicológicas lo han adaptado a su propio enfoque para el beneficio de la terapia. Desde la Terapia Breve el autocumplimiento de las Profecías es algo que constantemente se está teniendo en cuenta a la hora de definir el problema y valorar las soluciones intentadas.

Paul Watzalavick en su libro El arte de amargarse la vida explica de un modo irónico y humorístico esta estrategia, entre otras, como forma que habitualmente utilizamos a fin de vivir en el sufrimiento y dolor.  Además, es un libro que recomiendo: es ameno y fácil de leer y, lo que es más importante, no deja indiferente a nadie, os lo aseguro. Y es que va en contra de lo que todos hacemos: ¡usar el sentido común! 

Pero a lo que iba, este efecto crea una realidad casi como por magia y P. Watzalavick lo explica con varios ejemplos: “cuantas más señales de stop ponga la policía, más transgresores habrá del código de circulación, lo que “obliga” a poner más señales de stop. O por ejemplo, cuanto más alta es la tasa de impuestos en un país, para compensar así los defraudes de los contribuyentes, que, naturalmente, ya se supone de antemano no van a ser sinceros, más ocasión se da a que también los ciudadanos honestos hagan trampa”.

Es aquí donde cobra relevancia la fuerza de los mensajes con qué nos rodeamos entre nosotros o con los que nos llenan la cabeza los medios de comunicación: empieza un rumor o idea a corretear en plan alarmista “el valor de la moneda bajarᨠo “tal banco puede quebrar” (algo no necesariamente cierto). Entonces la gente alarmada por el rumor retira, por si acaso, sus depósitos, de tal forma que el banco, ante las retiradas masivas de dinero, se encuentra cerca de la quiebra. La profecía se cumple.

Desde la Terapia Breve la profecía autocumplida nos ayuda a entender cómo la solución que aplicamos, en contra de toda lógica, lo que hace es perpetuar el problema. Esto es lo que se conoce -simplificando- por “la solución es el problema”.

Sin embargo, no todo es negativo y por contra, es fantástico ver como las Ideas, nuestras profecías, colaboran para que haya Cambios y nos ayuden a conseguir aquello que queremos a no ser que os pase como al hombre del libro de P. Watzalavick en  la historia del martillo ¡je,je, cuidado!