Entradas

descarga (2)

Seas o no psicólogo, te presento a Erickson: todo un personaje para descubrir

Si estás interesado en temas relacionadas con las ciencias humanas, cómo no te va a atraer y captar la atención un personaje que ya en los años 50 decía:

“lo que tu no te das cuenta, es que la mayor parte de tu vida está determinada inconscientemente”.

foto_milton

 

“¿Sabes? tuve una terrible ventaja sobre los otros. Tuve polio y estuve totalmente paralizado, y la inflamación era tan grande que tuve también parálisis sensorial. (…) ¿y cómo pude entretenerme a mí mismo? Empecé a observar a la gente y al ambiente.”

Y así fue como con esa curiosidad que destacaba desarrolló su talento y creó la hipnosis ericksoniana. Milton H. Erickson (1901 – 1980) decía que ” la gente utiliza unos pequeños movimientos indicadores, unos movimientos de adaptación que son muy reveladores para quien los observa”. Nos anima a aprender a mirar, a ver con una finalidad.

 

He leído que la utilidad principal de su método es en realidad que desarrolla las cualidades del terapeuta. Sus intervenciones empezaban por la observación minuciosa de la comunicación para comprender a la persona en su especificidad y no reducirla a categorías. Esta es una de las cuestiones que pienso que nos puede incumbir a todos, seamos o no de la profesión. Entender la unicidad de cada uno para no tacharlo con prejuicios y falsas creencias. Para entender que cada uno tenemos nuestro propio mapa mental y vivencias y debemos ser flexibles en la comprensión del otro. A mí al menos me sirve para mi día a día.

Además, se fijaba en la forma en que la gente cambia y el tipo de mensajes que provocan estos cambios. Porque en lo que creía únicamente era en la observación, el trabajo y la experiencia. Así era como “el gurú de Phoenix” siempre estaba aprendiendo de lo que le rodeaba y no sólo en el despacho, la escuela era su vida.

paso a paso

A Milton H. Erickson  le costó 10 años volver a aprender a caminar pero fue en esa situación donde aprendió la piedra filosofal de su método: fijar unos objetivos concretos y alcanzarlos progresivamente, paso a paso. Orientación hacia un fin: la característica más importante tal vez de su vida y de su obra. “Proponeos siempre un objetivo concreto en un futuro próximo” decía. Como terapeuta, entiende que el cambio va a venir por medio de unas experiencias graduales: un primer paso, un segundo, un tercero y se puede recorrer un largo camino. ¿Cómo lo hacía? Activando los propios recursos internos del paciente.

Me encanta estar leyendo y aprendiendo de este mago de la terapia, porque además, si hay una frase que repito y ya hasta me caracteriza cuando de primeras el problema se hace complicado es “vamos a ver: paso a paso. O tambiénPoco a poco y vamos por partes” porque está bien enredado y por algo manejable habrá que empezar.

Cuando trabajaba con los niños hacíamos una ficha en la que una vez estaba definido el problema que tenían, lo dividían en 3 problemitas más trabajables, más realistas y por tanto realizables. Milton H. Erickson junto con otras habilidades, como la capacidad de saber qué escuchar y hablar el lenguaje de la persona, supo hacer una terapia de este proceder y así ayudar a muchas personas de forma breve. En el libro Mi voz irá contigo podréis leer en forma de cuentos cortos y de historias reales esto que os explico.