Entradas

Vias de tren (16) -

El tabú social del suicidio juvenil

El otro día en el tren veía este cartel.

A pesar que el suicidio parece un tema de actualidad debido al triste aumento de desahucios por las que están pasando muchas familias en España, no es esta la razón por la que quiero tratarlo. El anuncio que vi me llamó muchísimo la atención porque el tema del suicidio es un tabú social en nuestro país, también en la mayoría de sociedades, y se anunciaba era justamente por el alcance social que podía tener.

Desde el punto de vista clínico las causas  tienen un carácter multifactorial y complejo que quizás nos interese hablar más adelante sobre ellas. Sin embargo, lo que me gustaría destacar hoy no son los motivos y sí lo que podemos hacer nosotros para no incrementar el dolor de la familia que se siente incriminada y/o señalada con el dedo.

Un tema tan controvertido a nivel social y que tristemente empezó a interesarme a raíz del suicidio de una persona cercana años ha. Fue entonces cuando me di cuenta del impacto que supone un fallecimiento en estas condiciones: la culpa que sienten los familiares y amigos que viven en silencio su dolor por el estigma que arrastra un suicidio.

Además de la pena, mi indignación entonces fue mayor al enterarme de que el suicidio es la primera causa de muerte en jóvenes por causas externas ¡por delante de los accidentes de tráfico! y ¿quien sabe eso? El silencio es absoluto en los medios de comunicación por temor a que se dé un efecto imitativo (efecto Werther). En esos momentos es cuando actúa el tabú social como medio de control de determinados comportamientos y yo me pregunto ¿es esto lo que queremos? Porque parece una ironía que en los medios de comunicación se disparen las noticias de suicidios cuando son tratados, a mi modo de ver, de forma totalmente sensacionalista. Yo prefiero opinar que una sociedad se desarrolla y progresa cuando habla abiertamente de temas controvertidos como este.

Termino enlazándoos varias informaciones que me parecen útiles:

– una entrevista a un profesional que trata este tema,

– la buena noticia de un acuerdo parlamentario para redefinir los objetivos y acciones de prevención del suicidio,

– unas recomendaciones acerca de cómo informar sobre el suicidio y

– la fundación  del cartel de la foto.

 

 

 

ELROTO-profecias

Profecías que se vuelven Acciones

En estos días el poder de la profecía autocumplida se repite en mi cabeza… ¿de qué va esto? Es sencillo, la profecía de un suceso lleva al suceso de tal profecía. Las expectativas que tenemos sobre algo en concreto se acaban dando porque ya es más que sabido la fuerza que tienen nuestras creencias, de tal manera que, una idea fija en nuestra cabeza es capaz de crear su propia realidad.

Robert K. Merton fue el primero en hablar de profecía que se autorrealiza y deriva su idea del Teorema de Thomas: “If men define situations as real, they are real in their consequences” (si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias).

Este efecto se relaciona con el Efecto Pigmalión o de Rosenthal, y permitió avanzar en el estudio de la motivación. Más adelante, distintas orientaciones psicológicas lo han adaptado a su propio enfoque para el beneficio de la terapia. Desde la Terapia Breve el autocumplimiento de las Profecías es algo que constantemente se está teniendo en cuenta a la hora de definir el problema y valorar las soluciones intentadas.

Paul Watzalavick en su libro El arte de amargarse la vida explica de un modo irónico y humorístico esta estrategia, entre otras, como forma que habitualmente utilizamos a fin de vivir en el sufrimiento y dolor.  Además, es un libro que recomiendo: es ameno y fácil de leer y, lo que es más importante, no deja indiferente a nadie, os lo aseguro. Y es que va en contra de lo que todos hacemos: ¡usar el sentido común! 

Pero a lo que iba, este efecto crea una realidad casi como por magia y P. Watzalavick lo explica con varios ejemplos: “cuantas más señales de stop ponga la policía, más transgresores habrá del código de circulación, lo que “obliga” a poner más señales de stop. O por ejemplo, cuanto más alta es la tasa de impuestos en un país, para compensar así los defraudes de los contribuyentes, que, naturalmente, ya se supone de antemano no van a ser sinceros, más ocasión se da a que también los ciudadanos honestos hagan trampa”.

Es aquí donde cobra relevancia la fuerza de los mensajes con qué nos rodeamos entre nosotros o con los que nos llenan la cabeza los medios de comunicación: empieza un rumor o idea a corretear en plan alarmista “el valor de la moneda bajarᨠo “tal banco puede quebrar” (algo no necesariamente cierto). Entonces la gente alarmada por el rumor retira, por si acaso, sus depósitos, de tal forma que el banco, ante las retiradas masivas de dinero, se encuentra cerca de la quiebra. La profecía se cumple.

Desde la Terapia Breve la profecía autocumplida nos ayuda a entender cómo la solución que aplicamos, en contra de toda lógica, lo que hace es perpetuar el problema. Esto es lo que se conoce -simplificando- por “la solución es el problema”.

Sin embargo, no todo es negativo y por contra, es fantástico ver como las Ideas, nuestras profecías, colaboran para que haya Cambios y nos ayuden a conseguir aquello que queremos a no ser que os pase como al hombre del libro de P. Watzalavick en  la historia del martillo ¡je,je, cuidado!