Entradas

estrecho_mesina2

Lo que deberías saber sobre constructivismo radical

Cuenta Ernst Von Glasersfeld en el libro La Realidad Inventada que el primer constructivista se conoció en el siglo XVIII. Fue Giambattista Vico y le siguieron Ceccato y Jean Piaget (éste último nos será más conocido a los que estudiamos psicología, pedagogía, magisterio…). La posición constructivista conduce a hacer del hombre pensante el único responsable de su pensamiento, conocimiento y por ende, conducta frente a otros posicionamientos más biologicistas y conductistas donde el responsable va a ser los genes o el medio ambiente.

Esta es la idea principal de este filósofo cibernético que  influyó en el libro que os estoy presentando. Para él es fundamental la diferencia entre la palabra calzar y corresponder. Algo puede calzar pero no significa que corresponda, sólo podemos saber lo que ésta no es. Pero mejor un ejemplo ¿verdad? Yo al menos con el ejemplo del navío pude entender mejor lo que quiso decir:

estrecho_mesina2Imaginad un barco que debe cruzar un estrecho de mar por la noche. El marinero no tienen mapa, ni conoce la configuración del estrecho ni carta marina que lo oriente, ni faro ni ninguna otra ayuda.  El navío se va a encontrar frente a dos posibilidades:

– naufragar, lo cual significaría que el camino escogido no era el correcto

– cruzar el estrecho y seguir navegando ahora ya por el mar abierto.

¿Qué significaría esta segunda opción?

El barco estaría demostrando que el rumbo que tomó no lo llevó a chocar. Pero ese camino que escogió no le está diciendo al capitán la verdadera configuración del estrecho. No sabe si estuvo siempre seguro y a salvo o por contra, si estuvo próximo a la catástrofe; es decir, que en realidad pasó el estrecho como si fuera un ciego.

Volviendo a la idea inicial, Ernst Von Glasersfeld concluye por lo tanto, que el camino calzó las condiciones pero éste no correspondía necesariamente con la verdadera naturaleza del estrecho. Si continuamos desarrollando este pensamiento vamos a ver entonces que no es lo mismo saber que realidad. Calzar o encajar describen unas capacidades de la llave pero no de la cerradura porque puede haber muchas llaves que la abran (y de eso los ladrones entienden mucho). Podemos saber pero no significa que lo que conocemos corresponda con la realidad.

Como dice Alcmeón en la cita que da inicio al capítulo:

Los dioses poseen la certeza pero a nosotros como hombres

nos ha sido dado sólo conjeturar”

Este es un breve resumen del primer capítulo que pienso da bastante para pensar. Si bien el libro puede ser algo denso de leer en algunos momentos os aseguro que no os va a dejar indiferente.

71zHcOq4fjL

Profecía autocumplida y el diagnóstico de Trastorno Mental

– Este es un artículo que escribí para el Forum del Grupo Palo Alto y que lo traigo traducido para compartir con vosotros –

 

Elyn Saks es profesora de Derecho en la University of Southern California Gould School. Además, también fue diagnosticada con esquizofrenia cuando era joven. Su doctor le dijo que no podría ser capaz de mantener un trabajo, ¿por qué? Porque el profesional pensó que sería mejor para ella tener bajas expectativas.

NPR  (National Public Radio en Estados Unidos) trae esta fascinante historia. Cuando la escuché, me recordó a la idea de la Profecía Autocumplida que describe Paul Watzlawick en La Realidad Inventada:

la realidad inventada P. Watzlawick

 

“Una profecía que se autocumple es una suposicion o predicción que, por la sola razón de haberse hecho, convierte en realidad el suceso supuesto, esperado o profetizado y de esta manera confirma  su propia “exactitud”.”

¿No crees que la historia de Elyn podría ser un caso de profecías que se autocumplen? P. Watzlawick explica las consecuencias de tal profecía en psiquiatría:

 

“Notemos aquí tan solo que una parte esencial del efecto autocumplidor de los diagnósticos psiquiátricos descansa en nuestra firme convicción de que todo lo que tiene un nombre deber por eso mismo existir realmente. Los diagnósticos psiquiátricos deberían hacerse teniendo en cuenta esta convicción.”

 

Me pregunto cuanta gente diagnosticada como Elyn o con otro diagnóstico de Trastorno Mental han creído lo que los profesionales les han dicho acerca de su pronóstico.  En este artículo del New York Times  la protagonista explica:

“La psiquiatría convencional y sus categorías diagnósticas dicen que personas como yo no existimos. Ni tengo esquizofrenia (por favor, díselo a mis delirios eso), o no puedo haber conseguido lo que tengo (por favor, entonces habla con el comité de la universidad para la que trabajo). Pero yo trabajo y yo tengo esquizofrenia. Hemos emprendido con otros colegas de U.S.C y U.C.L.A. un estudio para demostrar que no soy un caso único. Hay otros con esquizofrenia y sus correspondientes síntomas como alucinaciones o delirios que tienen logros académicos y profesionales altamente cualificados.”

Como terapeuta nosotros tenemos mucha responsabilidad, al igual que este psiquiatra, cuando familias o parientes nos piden nuestra opinión sobre los problemas que presentan. Nos están pidiendo su pronóstico. Es entonces  cuando pienso la importancia de no perder de vista lo que P. Watlawick nos recuerda. Tenemos descripciones, estudios, investigaciones, estadísticas y datos pero no lo sabemos todo sobre la persona que tenemos delante. No sabemos lo que pasará. No podemos predecir el futuro. No podemos crear falsas expectativas “por si acaso” y entonces limitar el futuro con profecías autocumplidoras. Cada paciente no es un número. En Terapia Breve, cada persona, cada caso, cada sesión de terapia es único.