71zHcOq4fjL

Profecía autocumplida y el diagnóstico de Trastorno Mental

– Este es un artículo que escribí para el Forum del Grupo Palo Alto y que lo traigo traducido para compartir con vosotros –

 

Elyn Saks es profesora de Derecho en la University of Southern California Gould School. Además, también fue diagnosticada con esquizofrenia cuando era joven. Su doctor le dijo que no podría ser capaz de mantener un trabajo, ¿por qué? Porque el profesional pensó que sería mejor para ella tener bajas expectativas.

NPR  (National Public Radio en Estados Unidos) trae esta fascinante historia. Cuando la escuché, me recordó a la idea de la Profecía Autocumplida que describe Paul Watzlawick en La Realidad Inventada:

la realidad inventada P. Watzlawick

 

“Una profecía que se autocumple es una suposicion o predicción que, por la sola razón de haberse hecho, convierte en realidad el suceso supuesto, esperado o profetizado y de esta manera confirma  su propia “exactitud”.”

¿No crees que la historia de Elyn podría ser un caso de profecías que se autocumplen? P. Watzlawick explica las consecuencias de tal profecía en psiquiatría:

 

“Notemos aquí tan solo que una parte esencial del efecto autocumplidor de los diagnósticos psiquiátricos descansa en nuestra firme convicción de que todo lo que tiene un nombre deber por eso mismo existir realmente. Los diagnósticos psiquiátricos deberían hacerse teniendo en cuenta esta convicción.”

 

Me pregunto cuanta gente diagnosticada como Elyn o con otro diagnóstico de Trastorno Mental han creído lo que los profesionales les han dicho acerca de su pronóstico.  En este artículo del New York Times  la protagonista explica:

“La psiquiatría convencional y sus categorías diagnósticas dicen que personas como yo no existimos. Ni tengo esquizofrenia (por favor, díselo a mis delirios eso), o no puedo haber conseguido lo que tengo (por favor, entonces habla con el comité de la universidad para la que trabajo). Pero yo trabajo y yo tengo esquizofrenia. Hemos emprendido con otros colegas de U.S.C y U.C.L.A. un estudio para demostrar que no soy un caso único. Hay otros con esquizofrenia y sus correspondientes síntomas como alucinaciones o delirios que tienen logros académicos y profesionales altamente cualificados.”

Como terapeuta nosotros tenemos mucha responsabilidad, al igual que este psiquiatra, cuando familias o parientes nos piden nuestra opinión sobre los problemas que presentan. Nos están pidiendo su pronóstico. Es entonces  cuando pienso la importancia de no perder de vista lo que P. Watlawick nos recuerda. Tenemos descripciones, estudios, investigaciones, estadísticas y datos pero no lo sabemos todo sobre la persona que tenemos delante. No sabemos lo que pasará. No podemos predecir el futuro. No podemos crear falsas expectativas “por si acaso” y entonces limitar el futuro con profecías autocumplidoras. Cada paciente no es un número. En Terapia Breve, cada persona, cada caso, cada sesión de terapia es único.

Escribir un Comentario

comentarios

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *