Paciencia e Impaciencia

Seguro que os ha llegado por alguna vía este escrito que invita a la reflexión de lo que somos, fuimos y seremos.

La paciencia que tuvieron los que cuidaron de nosotros y nos ayudaron a crecer y la paciencia que nos piden para con ellos una vez empieza un deterioro cognitivo inevitable por el que pasaremos todos. Esta paciencia nace desde el cariño y la estima por el otro que es lo que nos hace crecer como personas y crecer como sociedad ante la comprensión por el otro.

Hay otro tipo de paciencia. La que trata de contener la impulsividad; aquella que te ayuda a tolerar la frustración ante un no; la que te permite tener capacidad de espera…aspectos que fisiológicamente los que presentan Déficit de Atención e Hiperactividad les es complicado mantener. Paciencia para concentrarse, para repetir actividades…paciencia para aprender,para reconocer un error, para corregirse.

A medida que crecemos ganamos en capacidad para aceptar las cosas como vienen pero a la vez perdemos ese habilidad por ser tenaces en lo que queremos. La paciencia que tiene un niño pequeño por aprender un instrumento, lo que le supone repetir y repetir una y otra vez trozos de partituras, no la tiene un adulto. Para aprender algo desde cero se requiere de muuucha paciencia y nuestro ego a veces no lo permite.

Paciencia es serenidad para aceptar las cosas. No es resignación y sí fortaleza.

tira cómica Calvin and Hobbes

Sin embargo, la impaciencia nos hace personas revoltosas y curiosas. Impacientes también son las personas despiertas y sensibles a los cambios. Personas creativas que por no querer esperar porque les aburre o porque no toleran la situación deciden explorar otras vías, ¿habrá otro camino? se plantean. Así nacen ideas nuevas que nos llevan al desarrollo y por eso, también crecimiento. Y esta es una idea que leí del emprendedor Martin Varsavsky en su blog, que aquí os  dejo!

Escribir un Comentario

comentarios

2 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *