bufalos

Mentalidad de búfalo

Explica Rory Vaden en su libro sobre la autodisciplina que para desarrollar este hábito debemos adoptar la mentalidad del búfalo. Yo me sirvo de este ejemplo para reflexionar sobre como tratamos de solucionar las cuestiones que nos surgen día a día.

bufalosResulta que cuando viene la tormenta, las vacas, predeciblemente, lo que hacen es escapar y tratar de dejar atrás la tormenta. Pero, claro, como sabemos, las vacas no son muy veloces por lo que la tormenta acaba alcanzándolas. En cambio, lo que hace el búfalo cuando siente que la tormenta se acerca es algo verdaderamente único. Esperan justo el momento en que la cresta de la tormenta esté encima para que en ese momento se dirijan directamente hacia ella. Lo que consiguen de esta manera, es que la tormenta pase por encima de ellos minimizando los daños que les ocasiona.

Diariamente muchos de nosotros tratamos de evitar el conflicto cuando es inevitable. Tratamos de ignorar el problema pensando que no es gran cosa para luego tratar de escapar de él en el último momento, pero es ineludible porque éste vuelve. Desafortunadamente, los problemas tienden a agravarse cuanto más los ignoramos y acaban llegando con más fuerza siendo imposible su postergación. Un ejemplo de esto son los miedos y fobias. Así mismo, lo comentábamos  en anteriores artículos,  la profecía autocumplida y/o nuestras soluciones intentadas lo que hacen es reforzar al problema en sí mismo.

La idea es que afrontemos  cuestiones inevitables que se nos presentan en el día a día de cara, como los búfalos. La clave del cambio no está en procrastinar, dejarlo para otro día o para cuando ya no haya más remedio, sino abordar de frente nuestros retos, puesto que nosotros somos los únicos que sabemos el precio que se paga por ello.

 

 

Rory Vaden, es autor del  New York Times bestseller Take the Stairs: 7 Steps to Achieving True Success (Perigee)

Escribir un Comentario

comentarios

5 comentarios
  1. Ismael Nogales
    Ismael Nogales says:

    Hola Gloria,
    una técnica que se me antoja divertida a la vez que terapéutica cuando postergamos una situación al no sentirnos 100% seguros de su éxito (gran autoengaño, puesto que las personas somos sistemas abiertos y esta seguridad no es más que una trampa), es la de cometer un pequeño fallo, insignificante, a propósito. Lo importante realmente no es que salga perfecta, sino gestionar ese temor y no hacerlo crecer, y aumentar la autoconfianza. En este artículo vemos una vez más lo que podemos aprender del comportamiento animal: si es inevitable, minimicemos los daños. Buen y curioso artículo. Saludos!

    Responder
    • Gloria
      Gloria says:

      ¿Qué tal Ismael? Es verdad, no había pensado en el uso de esta técnica cuando postergamos. La había utilizado cuando la persona es muy perfeccionista y prescribes justamente aquello que tiene miedo que es, en su caso, equivocarse. Pero claro, no había pensado que la persona que posterga por inseguridad también se le pueda decir que cometa fallos. Y es que justamente así es cuando tienes control sobre el “síntoma”.
      Me alegro de saludarte!

      Responder
  2. Marcos
    Marcos says:

    A mi me está resultando una técnica muy útil y automotivante!! Digamos que una vez al día me acuerdo de ella, y por lo menos para ese conflicto/problema lo afronto de cara y voy a quitarmelo de encima.

    Además, la mayoría de las veces no era para tanto…

    Saludos!

    Responder
  3. Pablo
    Pablo says:

    Hola Gloria,
    Me podria por favor ayudar como encuentro el libro de Rory en España.
    Lo busco y no me aparecen referencias de aonde lo encuentro etc.
    Gracias
    Pablo

    Responder
    • Gloria Díaz
      Gloria Díaz says:

      Hola Pablo, disculpa mi retraso en la respuesta. Entre tanto spam, se coló tu mensaje. Estuve buscando la traducción al español y no está. Te dejo aquí la web del autor donde podrás encontrar más información http://roryvaden.com/index.html
      ¡Un saludo!

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *