descarga (2)

Seas o no psicólogo, te presento a Erickson: todo un personaje para descubrir

Si estás interesado en temas relacionadas con las ciencias humanas, cómo no te va a atraer y captar la atención un personaje que ya en los años 50 decía:

“lo que tu no te das cuenta, es que la mayor parte de tu vida está determinada inconscientemente”.

foto_milton

 

“¿Sabes? tuve una terrible ventaja sobre los otros. Tuve polio y estuve totalmente paralizado, y la inflamación era tan grande que tuve también parálisis sensorial. (…) ¿y cómo pude entretenerme a mí mismo? Empecé a observar a la gente y al ambiente.”

Y así fue como con esa curiosidad que destacaba desarrolló su talento y creó la hipnosis ericksoniana. Milton H. Erickson (1901 – 1980) decía que ” la gente utiliza unos pequeños movimientos indicadores, unos movimientos de adaptación que son muy reveladores para quien los observa”. Nos anima a aprender a mirar, a ver con una finalidad.

 

He leído que la utilidad principal de su método es en realidad que desarrolla las cualidades del terapeuta. Sus intervenciones empezaban por la observación minuciosa de la comunicación para comprender a la persona en su especificidad y no reducirla a categorías. Esta es una de las cuestiones que pienso que nos puede incumbir a todos, seamos o no de la profesión. Entender la unicidad de cada uno para no tacharlo con prejuicios y falsas creencias. Para entender que cada uno tenemos nuestro propio mapa mental y vivencias y debemos ser flexibles en la comprensión del otro. A mí al menos me sirve para mi día a día.

Además, se fijaba en la forma en que la gente cambia y el tipo de mensajes que provocan estos cambios. Porque en lo que creía únicamente era en la observación, el trabajo y la experiencia. Así era como “el gurú de Phoenix” siempre estaba aprendiendo de lo que le rodeaba y no sólo en el despacho, la escuela era su vida.

paso a paso

A Milton H. Erickson  le costó 10 años volver a aprender a caminar pero fue en esa situación donde aprendió la piedra filosofal de su método: fijar unos objetivos concretos y alcanzarlos progresivamente, paso a paso. Orientación hacia un fin: la característica más importante tal vez de su vida y de su obra. “Proponeos siempre un objetivo concreto en un futuro próximo” decía. Como terapeuta, entiende que el cambio va a venir por medio de unas experiencias graduales: un primer paso, un segundo, un tercero y se puede recorrer un largo camino. ¿Cómo lo hacía? Activando los propios recursos internos del paciente.

Me encanta estar leyendo y aprendiendo de este mago de la terapia, porque además, si hay una frase que repito y ya hasta me caracteriza cuando de primeras el problema se hace complicado es “vamos a ver: paso a paso. O tambiénPoco a poco y vamos por partes” porque está bien enredado y por algo manejable habrá que empezar.

Cuando trabajaba con los niños hacíamos una ficha en la que una vez estaba definido el problema que tenían, lo dividían en 3 problemitas más trabajables, más realistas y por tanto realizables. Milton H. Erickson junto con otras habilidades, como la capacidad de saber qué escuchar y hablar el lenguaje de la persona, supo hacer una terapia de este proceder y así ayudar a muchas personas de forma breve. En el libro Mi voz irá contigo podréis leer en forma de cuentos cortos y de historias reales esto que os explico.

 
 
METROPOLIS-1927-UFA-film-006

“El cerebro y las manos quieren unirse, pero les falta el corazón”

¿Reconocéis esta frase? Es de la película Metrópolis que se puede ver por YouTube.

Me animé a verla por eso de que la califican de Obra Maestra y ¡qué suerte la mía! Ha sido una buenísima sorpresa. Una parábola de estilo Expresionista en la que hablas de ARTE y se te llena la boca con todo su significado. Ambientada en una ciudad del año 2026 donde la división de clases es llevada hasta las últimas consecuencias. ¡¿Cómo pudo hacerse un film de esa calidad en el año 1927?!

Es una película obviamente muda, que con la fuerza de la música y sus silencios; la expresión de los personajes; y palabras las justas  merecen sin duda la valoración que le dan los expertos. No me extraña que haya sido luego inspiración para muchos otros artistas que escogieron tratar el tema de utopías futuristas como A. Huxley o G. Orwell en 1984 entre otros muchos.

Con el final que te espera vale la pena verla aunque sea en varios intentos como me pasó a mí pero eso ya es otro tema 😉

 

images

“Escribir, escribir para sobrevivir” como un día dijo Céline

imagesDesde niña que tengo la costumbre de anotar los pensamientos en un papel. Da igual el soporte, si viene una idea o un pensamiento repetitivo me vale una servilleta. Si necesito desahogarme para contar una vivencia uso el ordenador o la libreta que siempre suelo tener a mano. Si tengo tiempo, me dejo llevar por la imaginación y me relajo escribiendo. Supongo que muchas veces mi mundo interior me supera y ha sido siempre mi aliado para canalizar todo ese a veces caótico y a veces sorprendente mundo de las ideas.  No lo tengo como un ritual aunque muchos expertos lo recomiendan. Está bien, lo importante es hacerlo cuando nos es útil como buena herramienta que es.

Con los años tendré cantidad de libretas y archivos  que hablarán sobre el caos, vivencias, emociones, personas y lugares de mi vida. Y ya ahora puedo releer las notas de mis 12 ó 22 años y sonreír llena de satisfacción al recordar lo que fui.

Maravilloso también es escribir una carta, un email a un amigo. Te obligas a contar parte de lo que has vivido de una forma lógica, relatarle escenas de tu vida como si de una historia se tratase. O salir de viaje y tener tu diario, o leer un libro y continuar la historia cuando lo has acabado…

calvin376_2Así uno puede escribir con distintas finalidades: como blogger, como diario, como entretenimiento, como catarsis… En terapia se usa muy a menudo para aclarar los sentimientos, para poner nombre a las emociones, para registrar nuestras obsesiones, narrar nuestras peores pesadillas, escribir cartas, hablarnos a nosotros mismos… ¡infinidad de usos!

Pero volviendo más a nuestro día a día, los siguientes artículos que enlazo me han servido para seguir aprendiendo de este canal de comunicación que es la palabra escrita. El siguiente artículo explica los beneficios de escribir un diario y unos cuantos consejos para llevarlo a cabo: no escribir frases completas; no más de 5 frases que resuman tu día o lo más destacado de tu día; tener el dietario siempre a mano o establecer una rutina. En este otro artículo te cuenta porqué es importante escribir un blog incluso aunque nadie te lea, y es que aprendes a considerar en tu narración la perspectiva de los demás; te ayuda a convencer y aprender a argumentar tu punto de vista frente el de los demás por lo que tu idea madura y la desarrollas mejor etc.

Para acabar os enlazo este infográfico donde explica por qué escribir calma, como si de un ejercicio de meditación se tratase, reduciendo nuestros niveles de estrés. Pero sobre todo, con lo que más disfruto es con el poder de escribir para contarnos historias, cuentos y leyendas, sea de mí y para mí o historias de los demás ¡que lo disfrutéis!

calvin-writing-4x478-1

calvin-writing-4x478-2

 

Room to Read

Go big or Go home

“Había un dicho en Microsoft “Go big or go home” que viene a ser algo así como ” hazlo grande o vete a casa” – . El beneficio de pensar a lo grande puede ser una profecía autocumplida porque valientes objetivos atraen valientes personas.”

Un ejemplo de esto es Amazon. Jeff Bezos, su fundador, lanzó la compañía en 1995 y en su página de inicio escribía: “la más grande librería de toda la Tierra”, cuando aun no había vendido ni un libro. Sus abogados se echaron las manos a la cabeza pero Jeff fue valiente y tenaz. Aseguró que él construiría la librería más grande de todo el mundo, captando así la atención de inversores, medios de comunicación y clientes que ayudaron a que se hiciese realidad. Amazon es un caso de profecía autocumplida.


Esta anécdota la cuenta John Wood en su libro autobiográfico “Leaving Microsoft to Change the World- An Entrepreneur’s Odyssey to Educate the World’s Children”“Dejando Microsoft para cambiar el mundo” (ed. Harper, 2006). Este ex-ejecutivo de Microsoft un día decidió dejar su trabajo y buena posición por su sueño: crear bibliotecas en lugares del mundo donde los niños y niñas no tienen acceso a la lectura porque no tienen libros qué leer.

Sacando partido a su experiencia  y del aprendizaje de otros soñadores, emprendedores, ex-compañeros de profesión, etc. decidió embarcarse en lo que fue su gran éxito de vida Room to Read. Hoy es una gran fundación que continúa con su objetivo de acercar la magia de la lectura a TODO el mundo. Y lo pongo en mayúsculas porque desde el principio pensó a lo grande como le enseñaron en Microsoft.

Empezó enviando un mail a todos los contactos y amigos donde les pedía que donasen libros que ya no utilizaban, de todas las edades y de todo tipo. Y desde que dió ese pequeño paso su semilla no ha parado de crecer. Hoy llevan construidas más de 20.000 escuelas y bibliotecas, escolarizando a más de 4.000 niñas que no tenían acceso a la educación por discriminación económica.

Esto sí es un buen ejemplo de Idea llevada a la Acción. Mientras relata la historia te das cuenta cómo la motivación ha sido fundamental  para conseguir su meta. Cuando se sentía nervioso o con miedo por la envergadura del objetivo que se había propuesto recordaba lo que le motivó a embarcarse en este proyecto:

“Mira, hay dos caminos para quitar una tirita: lento y con dolor, o rápido y con dolor. Tú eliges(…)” -“Sabía lo que quería. Era el momento”. 

bote de vidrio y café

El Frasco de Vidrio y el Café


Comparto esta historia que casualmente me la encuentro por Google cuando buscaba información sobre qué le pasa al café guardado en bote de vidrio (?).

bote de vidrio y café

Un profesor delante de su clase de filosofía sin decir palabra tomó un frasco grande y vacío de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

Así que el profesor tomó una caja llena de perdigones y la vació dentro del frasco. Los perdigones  llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntarles a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.

Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un “sí” unánime.

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo: “Quiero que se den cuenta de que este frasco representa la vida: las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, las cosas que te apasionan. Son cosas que aún si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc. La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.

Si ponemos la arena en el frasco primero, no habría espacio para los perdigones ni para la pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, tómate tiempo para ir al médico si lo necesitas, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita. Siempre habrá tiempo para el resto. Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó que representaba el café. El profesor sonrió y dijo: “Que bueno que lo preguntas. Sólo es para demostrarles que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.”

 Te puedes imaginar al profesor diciendo que cuando las cosas en la vida parecen demasiado, cuando 24 horas al día no son suficientes, recuerda el frasco de vidrio y el café.

Elefante encadenado

El elefante Encadenado

Propongo continuar pensando acerca de las cadenas o creencias del capítulo anterior. El elefante encadenado es un conocido cuento de Jorge Bucay, extraído de su libro Recuentos para Demián:

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante.
Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
Elefante encadenadoEl misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces?¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: “Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?”
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a sus destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree –pobre– que NO PUEDE.
Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

El elefante no tenía pensamiento y no pudo cuestionarse esa creencia, por suerte nosotros sí.

Paciencia e Impaciencia

Seguro que os ha llegado por alguna vía este escrito que invita a la reflexión de lo que somos, fuimos y seremos.

La paciencia que tuvieron los que cuidaron de nosotros y nos ayudaron a crecer y la paciencia que nos piden para con ellos una vez empieza un deterioro cognitivo inevitable por el que pasaremos todos. Esta paciencia nace desde el cariño y la estima por el otro que es lo que nos hace crecer como personas y crecer como sociedad ante la comprensión por el otro.

Hay otro tipo de paciencia. La que trata de contener la impulsividad; aquella que te ayuda a tolerar la frustración ante un no; la que te permite tener capacidad de espera…aspectos que fisiológicamente los que presentan Déficit de Atención e Hiperactividad les es complicado mantener. Paciencia para concentrarse, para repetir actividades…paciencia para aprender,para reconocer un error, para corregirse.

A medida que crecemos ganamos en capacidad para aceptar las cosas como vienen pero a la vez perdemos ese habilidad por ser tenaces en lo que queremos. La paciencia que tiene un niño pequeño por aprender un instrumento, lo que le supone repetir y repetir una y otra vez trozos de partituras, no la tiene un adulto. Para aprender algo desde cero se requiere de muuucha paciencia y nuestro ego a veces no lo permite.

Paciencia es serenidad para aceptar las cosas. No es resignación y sí fortaleza.

tira cómica Calvin and Hobbes

Sin embargo, la impaciencia nos hace personas revoltosas y curiosas. Impacientes también son las personas despiertas y sensibles a los cambios. Personas creativas que por no querer esperar porque les aburre o porque no toleran la situación deciden explorar otras vías, ¿habrá otro camino? se plantean. Así nacen ideas nuevas que nos llevan al desarrollo y por eso, también crecimiento. Y esta es una idea que leí del emprendedor Martin Varsavsky en su blog, que aquí os  dejo!